Testimonio

Ver lo que está mal y oponerse

By 7 Febrero, 2019 No Comments

Cuando era pequeña fui bastante delgada, por lo que nunca tuve que escuchar malos comentarios sobre mi cuerpo (porque ser delgada = ser bonita = ser saludable) pero sí críticas a los cuerpos de mi hermana y mi prima.

Siempre me molestó, pero ellas parecían acostumbradas y no decían nada, así que yo tampoco lo hacía.

Un día nos quedamos a dormir en la casa de mi prima y sus papás comenzaron con chistes bastante ofensivos en relación a su peso y al de mi hermana. Nada fuera de lo normal, pero yo nunca había estado tanto tiempo en su casa como para notar que eran tan seguidos.

¿Conocen esa sensación de estar a punto de explotar y estar aguantándote? Por ejemplo, les decían: “Si pasan por la puerta juntas van a quedar atrapadas las ballenitas y después ¿cómo las sacamos?”. Ahí no aguanté más. Les grité que no trataran así a mi hermana. Mi tío me dijo que era un “chiste”. Se metió mi tía y agregó: “cálmate, sólo es una talla”. Seguí gritando, enojada. Mi tío dijo “Ésta es mi casa, si no te gusta te vas”.

Mi prima y hermana sólo miran, no dicen nada.

Mi tía llora, me lleva a otra parte para hablar: ” Lo hacemos para que entiendan y dejen de comer tanto, yo las quiero”.

Sigo diciéndole que está mal.

Tengo 13 años.

Jamás escuché de feminismo.

Pero sé que está mal.

Me fui a mi casa. Les cuento a mis papás pero ellos sienten que no fue para “tanto”.

No vuelvo a la casa de mis tíos por un tiempo. Mi hermana me dice: ” No debiste gritarles”.

Me dio rabia, pena. Yo la estaba defendiendo, ¿por qué ella no se defendía?

Crecí con la idea de nunca dejar que nadie hiciera un chiste de mi cuerpo. Me oponía con rabia.

Hoy a los 27 años siento que las cosas están mejor. Me encanta encontrar términos que reflejan lo que pensé con 13 años y personas que se oponen al maltrato al cuerpo.

Oponerse a lo que sabemos que está mal. Cuando miras como maltratan a los demás y no haces nada también somos cómplices.

Seamos agentes de cambio.

Leave a Reply