Derecho

La necesidad de una legislación que promueva el rol social de la publicidad

By 30 Julio, 2018 No Comments

Por Dayana Gallardo (Comisión de Contenidos)

 

Durante las últimas décadas, el modelo publicitario de belleza ha ido mutando a uno que responde a patrones de extrema delgadez y perfección, promoviendo el consumo de un sinfín de productos con el objetivo de lograr ese ideal de belleza. Asimismo, las técnicas publicitarias y la irrupción de la tecnología han posibilitado que dichos patrones de belleza sean intervenidos digitalmente, por lo que esos estereotipos responden a un ideal del mercado publicitario más que una realidad que podamos encontrar en nuestra cotidianeidad.

Según diversos estudios (Salazar Mora, Zaida, 2007; Toro, Joseph y Vilardell, Enric, 1987, entre otros), existe una estrecha relación entre trastornos de la conducta alimentaria y el contenido de la publicidad, cuyo efecto más importante se aprecia en la distorsión de la imagen corporal, especialmente en mujeres y primordialmente durante el último tiempo por el uso de herramientas digitales de fácil acceso (Photoshop, Snapchat, etc). Por lo tanto, es evidente que el mensaje que nos envía la publicidad tiene efectos en nuestra salud mental, siendo necesario que el Estado asuma un rol fiscalizador en el contenido que las marcas y empresas desean propagar en el mercado.

En Chile, la única normativa legal que regula la publicidad es la Ley N°19.496 sobre Protección a los Derechos del Consumidor; la cual, si bien establece la posibilidad de demandar por publicidad engañosa, en la práctica, el ejercicio de este derecho resulta bastante engorroso. Por consiguiente, a efectos de prevención en salud mental es insuficiente. A ello, se suma el que el Servicio Nacional del Consumidor tiene casi nulas facultades sancionadoras y que para obtener un pronunciamiento favorable por parte de los Tribunales es necesario incurrir en gastos de abogado y otros tipos de trámites.

A partir de lo anterior, señalamos que es necesario que el Estado promueva el rol social de la publicidad a través de una regulación legal que no sólo se enmarque en un acto de consumo sino que prevea los daños que las imágenes y mensajes (en gigantografías, paraderos, medios de comunicación, etc) pueden causar en la salud mental de la población infantil (adulta, adolescente, e infantil).

Lo más probable es que los detractores de estas iniciativas se amparen en la libertad de empresa o en el libre mercado, sin embargo, la realidad actual exige que la temática sea abordada no desde una lógica de mercado, sino que desde una óptica de salud mental que reconozca la responsabilidad que todos los actores tenemos en los mensajes que enviamos a la sociedad.

2017 © LAREBELIÓNDELCUERPO.ORG