Noticias

El día de la madre que la industria quiere que seamos

By 13 Mayo, 2018 No Comments

Por Natalia Figueroa, Claudia Hurtado, y Camila Mella para La Rebelión del Cuerpo

 

En Chile, el día de la madre se celebra desde 1977, luego que se estableciera ese día por decreto supremo. Hasta entonces, y desde 1967, la celebración se realizaba durante el mes de octubre. ¿Por qué, entonces, el cambio? Fue por conveniencia comercial que se estableció el segundo domingo de mayo como fecha oficial, emulando a la celebración del día de la madre en Estados Unidos.  De este modo, y como es de esperar, desde entonces dicha “conveniencia comercial” se ha transformado en un “boom comercial” en donde celebrar a la madre es sinónimo de regalar “productos para el hogar” o “productos para la mujer”: entiéndase, baterías de cocina, escobas, jugueras y batidoras, flores, cremas antiarrugas, sesiones de peluquería, o “combos” de belleza.  ¿Qué lectura podemos hacer de esto?

El problema no radica en celebrar a la maternidad y a nuestras madres. El problema, tampoco, radica en querer, festejar, y saludar a nuestra madre. El problema, por el contrario, radica en la imposición de un único modelo de maternidad: aquél de la mujer-madre; dedicada al hogar (y, sobretodo, a su limpieza); abocada, en su totalidad, a las tareas domésticas como símbolo de amor, cuidado, y cariño; que luce perfectamente bella, y que su máxima y única realización como mujer está en su rol de madre; rol que, además, es natural a su “esencia femenina”.

¿Por qué esto es un problema? Es un problema porque este modelo de maternidad no acepta ni expresa variantes, fortaleciendo, a su paso, estereotipos de género y de belleza femenina que nos limitan como sociedad y no sólo como mujeres. Por ejemplo, nada se dice que la maternidad es una opción y no una obligación dada por derecho natural. Nada se dice que el valor de ser mujer no radica en nuestra capacidad reproductiva. Nada se dice sobre el que la realización de las tareas domésticas es un trabajo, con cada una de sus letras y cada uno de sus derechos. Nada se dice sobre la existencia de distintos tipos de familia y de maternidades. Nada se dice respecto a los claroscuros de la maternidad y, menos, se habla sobre la violencia obstétrica. Nada se dice que nuestro valor como mujeres, tampoco, reside en nuestra apariencia física. Existe una omisión absoluta sobre la paternidad, el rol de nuestras parejas, y de la importancia que tienen las redes de apoyo y sororidad en el proceso (sí, proceso) que es convertirse en madre. Nada se habla sobre “co-responsabilidad” (pero sí se habla de “ayuda”). Y, así, la lista de omisiones suma y sigue; mientras el estereotipo “mujer-madre” crece y se fortalece.

Siendo hoy un nuevo día de la madre, desde La Rebelión del Cuerpo queremos invitar a reflexionar sobre el tipo de madre que la industria quiere que seamos. A las agencias de marketing y publicidad, y a los medios de comunicación queremos invitarles a ejercer su responsabilidad social para derrumbar los estereotipos de género y de belleza que no sólo nos limitan como mujeres sino que impiden que nuestra sociedad sea más justa e igualitaria. La desigualdad de género no es asunto de mujeres sino que de todas y todos. Como latinoamericanas, y reconociendo la centralidad que en nuestra cultura juega la maternidad, creemos que el día de la madre es una oportunidad para combatir – y no reforzar – estereotipos de género. Esperemos que así sea en mayo de 2019.

2017 © LAREBELIÓNDELCUERPO.ORG